Y yo por qué escribo

Después de escribir durante tantos años ─hablo de más de dos décadas─ a veces yo también me planteo la aburrida pregunta: ¿por qué sigo haciendo esto? Y ahí voy de nuevo, con lo misma cantinela: escribo porque,...

¿Hace cuántos recuerdos tuve cabello?

Hay noches que despierto con alguien aferrado a mi garganta. Como puedo me levanto con una densidad enganchada a mi pescuezo. ¿Será animal? ¿Será persona? ¿Será la vieja angustia del otro día? No sé. Tal vez se...

Contra el nacionalismo

Quienes se tragaron la lección sin chistar –idiotas más idiotas que sus ignorantes pedagogos− se hacen llamar nacionalistas. Y, sin ir más lejos, son seres brutales que están dispuestos a cazar a quienes intenten trasponer ésas estúpidas fronteras imaginarias.

Todos mis personajes y ninguno

¿Cómo llegué a fabricar el prestigio que hoy me rodea siendo un hombre vulgar y anodino? ¿Cómo ocurrió semejante absurdo? ¿Cuándo comenzaron a tergiversarse los hechos? Desde mi punto de vista, nunca fui un niñ...

Escritura como reescritura

He llegado a la conclusión de que la mala escritura es tan nutricia o más aún que aquella que amerita ser conservada para las generaciones que vienen. La razón es simple: permite detectar con claridad en qué mo...

La muerte no tiene Facebook

Donde a nosotros se nos manifiesta una cadena de datos, él ve una catástrofe única que amontona incansablemente ruina sobre ruina, arrojándolas a sus pies. Bien quisiera él detenerse, despertar a los muertos ...

El corte de carne / Luis Bugarini

Una tarde me contactó Samuel, antiguo compañero de la universidad, y quedamos de vernos. No nos habíamos hablado ni visto en años.             Habían pasado décadas desde que salimos de la escuela y cada quien...