Una historia personal del mundo

Durante mucho tiempo guardé entre mis pertenencias las fotocopias de un libro: Una historia del mundo en diez capítulos y medio, de Julian Barnes. Eso fue en los tiempos en que no existían las versiones digital...

Desquicios, de Perla Muñoz

En estricto sentido, un cuento no es un cuerpo vivo, ya se sabe. Sin embargo es ─o debería ser─ una forma absolutamente orgánica. Si se me permite usar la analogía, se trata de un conjunto de tejidos con estruc...

William Blake: el profeta decadente

William Blake fue un muchacho imaginativo y visionario. No era alto y, aunque sus miembros eran escuálidos, nunca se arredró ante una talla fornida ni una voz de barítono. A la menor provocación, el hijo de Jam...

Azorín, del vitalismo a la blasfemia

Azorín –José Martínez Ruiz– es el menos popularizado y famoso de los escritores del 98. Es un hombre que, de acuerdo con el tartajeante y duro juicio de Baroja, "no puede hablar y lo dice todo escribiendo“. Tra...

Mentes en fuga

-¡Allá va!, una persona buscando una vida mejor - ¿Qué es eso de una “vida mejor”?Estimados lectores, hace algún tiempo no tenía la elocuencia de dirigirme a ustedes. Pienso que escribir por elocuencia n...

Perelló: el intelectual aspaventoso

Pasados los primeros estertores del movimiento de 1968, Marcelino Perelló intentó forjarse una carrera de intelectual combativo. Al matemático egresado de la Universidad de Bucarest, por un lado, le tentaba la ...

Variaciones sobre el mismo libreto

Mi trabajo es simple, y anodino, si se quiere. Me gano la vida escribiendo postales de amor y amistad en una pequeña compañía. No es complicado. Hace veinte años me gradué como estudiante de literatura y, no si...