“Lo primero es una vocación de lectura irrenunciable, una curiosidad básica. Después comprender que la escritura de poemas, cuentos, novelas, ensayos requieren de una técnica, son un oficio, como cualquier otro y tiene sus secretos”.

.

.

.

¿De dónde nace Skribalia?

Skribalia nace gracias principalmente a la iniciativa de la escritora Cristina Rascón, Carmina Jiménez y yo, Mauricio Molina. Descubrimos que había un hueco enorme en materia de talleres y cursos literarios. La escasa oferta en México de este tipo de servicios en línea, que puedes tomar desde tu computadora, tu tablet y desde cualquier lugar del mundo, lo que convierte a la red en un espacio libérrimo en un entorno regido por los talleres presenciales. Mucha gente no puede asistir a un taller literario porque no hay en su ciudad, porque se encuentra lejos o porque sus horarios no se lo permiten. Para paliar este vacío nace Skribalia: llevamos cursos y talleres literarios de alta calidad a tu casa, a tu pantalla. Esa es la idea.

 

 

¿Cuál es la propuesta académica de Skribalia y quienes son los profesores?

Hay dos propuestas fundamentales: los talleres de creación, que involucran cuento, novela, microrrelato, dramaturgia, guión cinematográfico, escritura emocional, entre otros, y por otro lado los cursos temáticos. Nuestro equipo se define por la calidad de sus maestros. Tenemos a Beatriz Novaro para guión, Luis Felipe Lomelí en novela, Guillermo Vega en primera novela, Eduardo Limón en taller de autobiografía novelada, Alberto Chimal en microficción, Cristina Rascón en Haikú y Mauricio Molina en cuento. En los cursos, por otra parte, tenemos excelentes propuestas también: José Gordon nos dará un curso de ciencia y poesía, Susana Bautista un curso inédito tan necesario en México sobre la poesía escrita por mujeres indígenas. Sandra Lorenzano dará un curso sobre la violencia en América Latina. Las temáticas se van ampliando de acuerdo a un diálogo constante con la gente: atendemos propuestas y explorando necesidades específicas.

 

¿Qué diferencia hay entre Skribalia y otros cursos literarios en línea?

La diferencia es que se trata de una propuesta estrictamente en línea, por una parte. Por la otra repetiría la calidad de nuestros talleristas: todos ellos reconocidos en su medio, escritores consumados en su arte y dispuestos a compartirlo. En muchos talleres en línea encontramos que no son escritores los que dan los talleres sino maestros de literatura. Nosotros somos profesionales de la creación y en la transferencia de un saber que sólo se obtiene con la experiencia.

 

 

¿Cuál consideras que es la principal herramienta para “aprender a escribir”?

Lo primero es una vocación de lectura irrenunciable, una curiosidad básica. Después comprender que la escritura de poemas, cuentos, novelas, ensayos requieren de una técnica, son un oficio, como cualquier otro y tiene sus secretos, por así decirlo. Hay que comprender que la inspiración es un mito romántico. Edison decía “el genio es 1% inspiración y 99% por ciento transpiración”, lo que en buen español viene a significar “horas nalga” (risas) de trabajo.

 

¿Cuáles son los diferentes talleres que ofrece Skribalia y en qué consiste la selección de los alumnos? 

Los talleres ya los he mencionado más arriba: Escritura emocional expresiva, cuento, Haikú, manga, primera novela, novela, guión cinematográfico, microficción, autobiografía novelada, etc. No hay selección de alumnos. Cualquiera puede inscribirse en nuestros talleres. Esa es la idea principal de Skribalia: cualquiera puede escribir y adquirir las herramientas necesarias para hacer guiones, Haikús, cuentos, novelas, autobiografías.

 

Skribalia-Logo-copia

 

Por último, ¿qué otra cosa debemos saber sobre Skribalia?

Skribalia es una iniciativa independiente que busca llenar el enorme hueco de los talleres literarios en línea. Por otro lado el sello distintivo de nuestros cursos es la excelencia en nuestras propuestas y la garantía de que todo aquel que participe en nuestros talleres adquirirá los conocimientos necesarios para crear su propio universo literario, eso sí: siempre y cuando mantenga como principal herramienta la lectura de otros autores, la curiosidad y el constante ejercicio de la imaginación.