Prólogo

No existe ningún otro invento tan digno de la mano del hombre,

                                         tan propio de su mortalidad,

como un Prólogo enunciado a todo pulmón,

limpio de toda la herrumbre del tiempo;

aquel que cala hasta los átomos a nuestro ser:

 

El prólogo a la nada

Me propongo mostrarte este Prólogo

como quien muestra las ruinas de una civilización,

            soberbiamente de pie ante el tiempo

recubiertas de polvo,

                                       coronadas de cicatrices,

                                       producto de la mano del hombre;

prestaré juramento sobre su suelo mancillado,

vuelto hacia nosotros,

con la profundidad de su lamento taladrando en nuestro espíritu,

para caminar directo hacia ellas,

hacia la negrura de su muros

y luego de un tirón de los brazos de mi espíritu,

                                                                              precipitarte, Lector, a la Nada,

                                       arrancándote,

                                       de un golpe,

                                       de todas las existencias

                                       y de todos los mundos.

Doy mi palabra de que después de esto no habrá Nada,

que cada poema será un Prólogo

cuya misma existencia estará atada a los principios de éste

y que todo intento de continuar será en vano,

de que sólo quedará continuar hacia la siguiente ruina y hacia la siguiente

                                       y hacia la siguiente

                                                                              y así hasta que el tiempo se nos acabe.

 

Y te preguntarás, Lector consciente, ¿qué demonios conseguiré con esto?

                                       Pues el estado más rico: el anterior a la Creación.

Pero lo que debes preguntarte realmente es, ¿qué conseguirás tú con esto?

                                       La libertad suprema. Porque no perturbaré tu oído en plena ascensión

con palabra alguna. Lo cogeré tan sólo y lo lanzaré como la piedra de David, como la piedra de toque, que vuele a esa infinidad para gozo eterno y que alcance la verdadera soledad de quien se arroja al vacío sin esperar nada a cambio.

 

Prometheo Bítico

1
Hemos descubierto que el conocimiento

está ya en nuestras manos

                                                  y

                                                     desconfiamos de quienes nos

                                                     confunden los senderos.

 

2

Prometeo,

                aun conociendo su destino,

                               desafió a los dioses.

Y el Hombre conociéndose a sí mismo

continúa entrando a otros mundos con un único click,

                                     para llenarse los ojos con un universo en plena expansión,

                                     para escuchar las inmensas olas que invisibles van y vienen;

pero ha olvidado que el fuego

quemó a muchos

cuando recién

fue descubierto.

Acto de lectura

Camino sobre una tierra que otros hombres han nombrado

             que otros ojos han descubierto en carne viva;

ando a rastras sobre voces de otros hombres

cuyo recuerdo subyace en lenguajes inefables

                                                  y soy en la medida en que enuncio sus palabras

y de mi boca nacen hombres hechos de tiempo

                                        ciudades escritas a ciegas desde el espacio

                                        bosques donde la luz nunca llega

                                        montañas cuyas cimas se pierden en las nubes

                                                           y cuyas simas se sostienen sobre la nada

                                          y en mi voz surca el pájaro solemne

                                                            como un rayo que ilumina la inmensidad

                                                                                                    de una habitación vacía.

 


Eduardo Gallardo Castillo (Santiago de Querétaro, Qro. 1992) Cursa la licenciatura en Estudios Literarios en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). Actualmente es editor en REVARENA EDICIONES . Ha participado en diversos coloquios, encuentros y congresos a nivel nacional e internacional. Asimismo ha sido merecedor de varios premios a nivel universitario e interuniversitario a nivel nacional. Durante el período 2014-2015 fue becario de investigación en la rama de Literatura y Teoría Literaria, por parte de la Universidad Autónoma de Querétaro.