Entre dos

Caída placentera.

En aquel pozo hunden palabras

que no son dichas. Sobran.

Aullidos mudos retumban lo metafísico, gargantas sin cuerdas vocales ni consonantes

intentan la hazaña. Fallan. Empieza

como termina

pero la delicia es obvia

el silencio es un pozo

 

   de  caída  placentera

 

 

Reminiscencias en el mar siena

 

 

Que ni asome aquel detrito del viaje errático,                                                                                                                                

mejor que la sonata marina ahogue voces 

y las resuma en un gemidoaullido silente.                                                                                                                                                                                

                    El magno,

 

en su profundidad alberga secretos  

que ya nadie quiere saber                                                                                        

                           por eso insisto:                                                                                                                                                               

prefiero barcos de ceniza;

hallar sus restos sería como

encontrar en el sol

un trozo de  hielo… en cambio                                                                                                                                                          

con aquel naufragio  

es fácil ser increpado por burbujas irreverentes,  

soplos de vida                                                                                                                                         

 

–espontánea memoria                                                                                                                                                                        

en el mar siena–

 

 

Nefelitaciones antes del sol

 

 

Lunas derramadas

en cuerpos ansiosos

rebrotan vuelos, tiempo eterno.

Se ven borrosas, están borrándose

como la ceniza líquida

que baña la noche.

Aves vacilantes de neblina

me repiten lo mismo, lo irremediable. Un velo color déjà vu

acaricia el cielo; vierte el veneno

         donde yace el antídoto.

                                                              …Relojes transcurren

como si mil y un minutos fueran mil      

                                                                                                                      y un milenios,       

pero todo termina, cuando en pupilas –como una hoz– refulge Isis;

 

ella evapora lunas,

                                                volatiliza noches…

 

 

 

Somewheremood

 

En la mesa un florero vacío

Hay un pocillo sin oreja también reposando

Tiene un café pringao, no hay boca para tomarlo

Afuera,       alguna noche estrellada,

adentro de la nevera

un pozo de hambre –pintura terrible–

Una mano comprueba siempre la vacuidad cada cinco minutos

Da la impresión que va a ser una cena

muy peculiar, digo

puesto que

 no hay sillas en la mesa

Tampoco hay comida  

                                                                              

                                                                                                                                                 …ni comensales

 


Steven Jaramillo “H” (Medellín, Colombia). Estudia música en Bellas Artes, es partidario del movimiento local y/o revista impresa La Nave de los Necios. Textos suyos figuran en Ouroboros, Monolito, La Nave (bajo seudónimo), Águilas y moscas, Efecto Antabús, Nocturnario,  entre otros.