Ojos que dejaron que dejaron de cantar

La excentricidad nos hará caníbales
Observaremos el hondo Vórtice
sus adornos vinyl tapizados de jaguar
[Los primeros serán los niños]
Ofrecerán en los Bistrós “Brazo a la Cream”
“Un ojo espolvoreado” a pimienta y hongos
Pediremos de beber leche materna
[ mientras el mozo destapa la decorada botella:
rumiaremos “uñas con cherry”
y un “caparazón de Hélix”
lleno de piel seca con sal y ají ]
Entonces nos dirá en su risa maldita:
— ¿Cómo está la reserva? — ¿Qué tal su espesura?.
y diremos: ¡De las mejores bodegas de senos!.
Donde sintetizados los pezones chorrean
[ Júbilo / elegancia high deprecation ]
Nuestra paga será con semen
y nuestro agradecimiento al servicio
un escupitajo limpio y rápido
La modernidad:
un plato con miembros ajenos
Y la vida…
esa maniobra de prestidigitadores con gafas:
un pasaje de caritas sonrientes /
hechas mierda,
hechas gourmet.

 

Si la muerte no viene con música, mejor que no me la canten

Prueba del devenir mi angustia mediante-
probablemente estallido.
Ahora alcanzo las hojas con mi fiebre.
Soy fraguar de la nada que espera /
he corrido a un lado temblorosos amaneceres.
Me siento junto al silencio a follarme el grito con las miradas.
Puede no saberse nunca de qué sangre he levantado polvo /
mas aferrado al latido:
[de aves quiero mi muerte]

El acto perpetuo de enajenación con el carbón

El acto premeditado de los amantes cuando se dicen ‘te deseo’ /
aun sabiendo que en los recovecos de los hogares
se esconden los bichos del polvo, y la desazón de los cuerpos /
siempre marcándolos con mordidas invisibles.
Poner el ojo ahí. — eso dice Palma—
pero ya ha sucedido el colapso / y las noches se ahogan
y los interinos de la memoria han decapitado el olor a naranjos frescos.
Entonces la cobardía no es huir con zancadas amplias y pechos ocultos / no /
sino eclipsar la lluvia antes de haber nacido.
No / sino violentar la vida con poética muerte de los enajenados.
No / sino trasgredir el momento
queriéndose tanto.

 

Amar su ano [amarosamente]

Entrar en la turbulencia
desnudos del mundolarvas
y truenos;
reírnos al compás en los gestos del otro ~desnudo~
[acebuche su piel Caimán]
Tirarnos en su fervor ternurapor
los huesos y templos.
Tirarnos-tirarnos.
Amar su ano
[amarosamente descarnados]
Echar a la borda su savia
para que nutra zumo
nuestro abrazo meteoro.
Entrar
profundo en la tormenta
¡vivos!
¡vivos!
La desnudez como espanto /
ojos jeroglíficos que han visto nostalgia de horizontes /
y caen velozmente los albatros
para salvaguardar el aliento.

 


Noek Izardui (Monterrey, 1982). Poetadibujante. Autor del Libro Abrir Puertas sin notarlo (2014) editado en Argentina bajo el sello El Zahir editora. Ha colaborado en distintas revistas y proyectos de literatura nacionales e internacionales como en el proyecto Los Náufragos (España, 2016) , revista Papeles de la mancuspia (Monterrey), revista Cronopio (Medellín, Colombia), fanzine Cosmonauta (Monterrey, 2014), revista Kátharis XXI (Monterrey, 2013). Fue antalogado en el libro Verso Norte Bitácora de Voces(2011) editado por Secretaría de Extensión y Cultura de la UANL
y Posdata Editores.