Me reconozco de Tijuana

la casa del migrante

despedida que arde en los fogones a orillas del canal

atajo del refugiado

incendio melancólico uniformado de border patrol

salvia de las santísimas prostitutas

de quienes se nos dice, son la compraventa de cada día

suben y bajan como el dólar

regalan lágrimas en la calle de La Soledad

como si todos tuviésemos malilla en la sangre

excity de ex poetas

metanfetamina del obrero sin identificación

lentejuelas everywhere in this ridículo mezclar, cabellos azules, tornasol en las paredes

pueblo hardcore atravesado por cadenas mexican american style

clichés televisivos que buscan definir el mito

Carlos Slim  en las portadas de Tv y Novelas.

 

Me reconozco de buenos cimientos

xocoyotzin con habilidades de desplazamiento

vulnerable y fuerte, débil y armada

confundida y fundando rutas

serpiente que abraza al eclipse

qué me importa ir o quedarme

dibujar otro lienzo al fractal que da origen a mi timón

romperé el ciclo 52 y arderán todos los tiempos verbales para vislumbrar la conciencia.

 

Me reconozco

la complejidad del desprendimiento, hace que nomás me acuerde

y la carreta siga su curso

ya la naturaleza y el cosmos hacen de las suyas.

 

Me excito con la piel morena y las cumbias rasposas

franqueza la traigo hasta las chanclas

del agua al río, de corriente a laguna todo al mismo tiempo

rota por autocompasión, con aguja y estambre por si acaso

granizo y piedra volcánica

rezo en posición de yoga y un incienso en la boca

la palma de una virgen sobrepuesta

en el sexo opuesto o dispuesto la dispongo.
Me reconozco mujer

de gustos, me gusta ser penetrada por pasiones largas

recelo carne que pase por mi garganta

y pues sí

las mujeres somos representaciones de Ganesha y Lakshmi

después de follar/hacer el amor/coger o todo lo anterior

dejamos al caballo sosegando

mientras

con el semen vertido en las nalgas

nos levantamos firmes, seguras

tomamos la maleta y seguimos derramando flores por el mundo

gotas del río en la saliva

entre los dedos, el danzón de las caderas

saboreando el extracto

por si acaso se ofrece

asesinar de nuevo

Poeta de hueso colorado

de la cabeza a los pies y viceversa

ojo de niña vientre de sol latido de huracán

sexo punzada alacrán y ave, mexicana y morena

hierbabuena y menta

mis raíces como mi voz no discriminan.

 

 


Cynthia Franco (Tijuana, 1988) Subdirectora y Coordinadora de talleres en Centro Transdisciplinario Poesía y trayecto, A.C. Poeta interdisciplinaria. Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC). Ha impartido talleres infantiles en La Merced, FILIJ, FIL Zócalo, FIL Guadalajara, Tijuana, Encuentro de Poesía entre otros espacios. Ha presentado su obra literaria y escénica en diversos puntos al interior del país. Ha publicado En caso de tristeza, jale la palanca, Luminol para mis muertos, No tengo lada y Hatsí. Beneficiaria del FONCA-CONACULTA para realizar el Festival Los Lenguajes Alienígenas. Actualmente, trabaja en proyectos vinculados con danza-poesía sonora y multimedia.