I

Gu’wá

 

Ríga gu’wá rí nìmbá mi’tsún tsiyá manújngá ló’,

nù’tháa Àna’ ló’ Mikuíí

rí ma’né nijní ga’kho rúkuè ná ìdáa ló’,

nùtháa xi’ñá ló’,

xó pètso jìnaa lá’

tsíyaa xò’ mbúya’ lá’ ná gèjuan,

xí nduyáa lá’ xtuájen gìda’ na iña’

khamí xí náa jambaà nanújngóo khúún ìnáa lá’

agúwàa lá’ jùdá iná ixè mbíña

ikàjngóo muñajúun xò’ gájmàá ajngáa

rí na’kha tsúda’ lá’.

 

Xí mbuyá xò’ xùge’ rá,

gájmàá chìdé murúthíin ajuàn’ ná jùga’ ra’an xò’,

mutsíkhée ndèla rí ma’ne mbítha’a ná jìna ríga

khamí rí tsígu maxa’kha jayóo rí tsíngìna,

mùradíin ajmíi òò atsúun mbàxtá tsí monè gìyáa jùma

khamí mudíi ná awuán tsína’ rí nayaxaa ló’.

 

I

La casa

 

Hay casas en las que nunca quisiéramos pasar,

le decimos a nuestro Dios

que aparte ese dolor de nuestro ojo,

dicen los abuelos,

no coman en la oscuridad,

no los queremos ver en la cárcel,

si miran el conejo en la madriguera

o en el camino les cruza la marta,

vengan con somiate

para trabajar con las palabras

que vienen sobre ustedes.

 

Si nos vieran ahora,

con machetes romperían los fierros que nos esconden,

quemarían velas para alumbrar esta oscuridad

y para que los años no traigan la desesperanza,

sacrificarían dos o tres gallos para regar la memoria

y se siembre en tu vientre la cicatriz que nos mira.

 

 

 

II

Mbro’on rí maxigú ló’

 

Mbro’on rí maxigú ló’,

magu’thún matsúu xuajén,

mbayóo manújngóo gixàà tsí naxkáxíin nìmá,

mandxáun a’ún xùwán tsí numbra’tháa inuu numbaa

mbáyóo i’di rí nàgayúu numuu ijíín go’ò tsí niwathángujuíin.

 

Mbro’on rí maxigú ló’,

màgò àjmá ìdúú mbi’i,

khamí màjndáo raún numúu tsí nixnáxe mbí’yúun

rí magóo màjuwá majàn’ ló’,

mayaxúu xnu’ndáa ná xphíphíin xtíla,

mbáyùún xí’ñáa ló’ tsí nundá’a numúu ijíín,

tsí jùwá Norte,

tsí niguanúu ná jambaà.

 

Mandxáun chádúun xàbò tsí màxíín,

tsí nundu’wa khamí nusxndámáa ló’,

tsí nasxngóthigáa rè’è,

khamí nuriya’ ajùan’ inuu ndxiyá ló’ i’dú.

 

Mbro’on rí maxigú ló’,

mbáyùun nana tsí nujián’ xtíin ná màtháa,

tsí nòne majáàn gàá’ tsí magí’dúun xkújndú,

mbayòò nanì’ tsí nixní’ a’óo jùma,

khamí mandxáun a’óo agú ìdo nà’né xká’tsà mìna’ nè gàjmáa ixè

rí ma’níí ifíí rí maxná skìyúu gu’wá.

 

Ìdo màtsuu mbro’on rí maxígú ló’ àjmá nòtho,

mawathúun àjun’ khamí màgayoo xàxthu’.

 

 

II

La noche en que no duerma

 

La noche en que no duerma,

esperaré que amanezca el pueblo,

veré pasar el diablo despertando las ánimas,

la voz de perros que abren la cara del mundo

y la sangre correr por sus hijas vendidas.

 

La noche en que no duerma,

tendré dos ojos del día,

se secará mi boca por los que entregan su vida

para que vivamos bien,

miraré el sueño en plumas de pollos,

a los abuelos pedir por sus hijos

que viven en el Norte

y los que se quedaron en el camino.

 

Escucharé botas de hombres verdes,

sus risas mentándonos la madre,

pisando las flores

y encañonando al correcaminos.

 

La noche en que no duerma,

veré señoras lavar ropa en el río,

cocinar el armadillo que empezará la pelea,

a mi madre quien me dio la voz del pensamiento

y oiré la lumbre acariciar a la leña

que pintará el comal que sostendrá la casa.

 

Cuando amanezca la noche en que no duerma dos veces,

agarraré mi rifle e iré a visitar la milpa.

 

III

A’wá Mè’phàà

 

I’díuu imbá júbà

idiúu ñàún’ ná nìdxú’ ranújngáa gòn’,

ná nejné gúwán smídáa

nàndixíín ijíín ñò’ón tsí tsa’tsá nàkúún.

 

Awúan’ náa ná grìgòo wiyúú a’ó,

awúan’ ná nakìì agu’,

ná ndàyáa skíyuù tsísxjnda.

 

Ná awúan’, nà’khá ló’ jùbà’, nà’khá ló’ xuajén,

nà’khá a’wá tsíngìna, lájuín xtóo ixè ñajún’,

mòjmó’ ga’kui ìná nìndxó,

à’gò agu’ gòn’ (mujer fuego de luna).

 

Go’óo xuwi rí nà’thán ñajuán’,

nìjní nìnujngòò mbí’í tsiàmáa ná nitaxnáxe i’diàa,

ikhaa rí nìgídaà tsúdáa awún rindáa,

ná itsúun ìkùùn gìñá,

à’gò ràjùùn agu’ (mujer lengua de fuego).

 

Ikúún, iya ndáoo xtángòthó,

mixtí nìxmí xtiñúú mbró’on awún itsúú ìdáa,

khamí nìña’jngú xtrakhiin tsí nixpítá mijnà ná júbàá

tsí nènè rí mìgú ajngáa ló’.

 

 

III

La voz Mè’phàà

 

De la sangre de otro bosque

mi mano ceniza en tu huella de luna,

en tu cintura congelada

el revolotear de aves descalzas.

 

En tu vientre mi andar en agreste silencio,

en tu vientre la madurez del fuego,

el sustento de la piedra caliza.

 

De ti, vengo tierra, vengo pueblo,

vengo triste palabra, pequeño tallo,

amarillo dolor en tu hoja,

à’gò agu’ gòn’ (mujer fuego de luna).

 

Casa de la carne que habla,

de orilla pasa la historia donde ofreciste tu sangre,

bajo la gran tormenta, tu espalda,

piedra de lagartos de aire,

à’gò ràjùùn agu’ (mujer lengua de fuego).

 

Yo, crisálida ensalivada,

de colores vestí la noche en tus ojos de ámbar,

de golpe tragué insectos que pulularon montañas

para que durmiera nuestra palabra.

 

IV

NÌGU’NDÁA XÙWÁN

 

Nìgu’ndáa mbro’ó

rí nìwuáxúún ló’ mbá mbi’i,

nìjtsía ló’ màjiúun buànuun,

khamí nejné ló’ ajmúú jùbà’,

nìgu’ndáa jambaà

rí nìndxàún a’ò nakhúa ló’ nàthángáá ná xuajiín,

nìgu’ndáa xùwán

rí nìjú’wuán xtíñúún à’guàán

khamí nìdíí rí nànjda’ó rí nàmíñáán ló’.

 

Nìgu’ndáa itsúu ru’wa

mbì’yá ná ñàwuan ló’

ikhaa mìkuíí rí gìdá’ ná àkuíín ñàwuan,

nìgu’ndáa ixè

rí nàrudiáa’ ló’ mbámbá mi’chá

khamí nàgàjáá gùkú akhiáan ló’ ná go’óò gòn’.

 

IV

SOÑARON LOS PERROS

 

Soñó la noche

que nos levantamos un día,

bailamos entre abuelos

e hicimos cantar la tierra,

soñó el camino

que escuchó nuestro pie regresando al pueblo,

soñaron los perros

que vestían de estrella su piel

y sepultaban la sed de nuestro miedo.

 

Soñó la piedra de lluvia

tu nombre en nuestro brazo,

el cielo en la palma de tu mano,

soñó el árbol

que retoñamos cada mañana

y crecía nuestra rebeldía en la casa de luna.

 

 

*Tomado del libro Xtámbaa/Piel de tierra, coeditado por Pluralia Ediciones y la Secretaría de Cultura, 2016.


Hubert Matiúwàa (1986). Ha publicado con el seudónimo de Hubert Malina, pertenece a la cultura Mè´phàà. Estudió la Licenciatura en Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Guerrero, Maestría en Estudios Latinoamericanos (UNAM). En 2015 obtuvo el Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Guerrero.En 2016 obtuvo el “Primer Premio en Lenguas Originarias Centzontle” y participó en el VII Festival de Poesía Las Lenguas de América Carlos Montemayor. En 2016 se publica su primer libro, Xtámbaa/Piel de tierra, coeditado por Pluralia Ediciones y la Secretaría de Cultura. Es becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA)