El aforismo ha cobrado un inusitado impulso en las últimas décadas. Se atisba —al menos en España, en México y Argentina— un considerable incremento en las publicaciones de corte aforístico. No sucede así, infortunadamente, con los estudios relativos al género. El lector hispanoparlante que desee acercarse con una mirada crítica a esta modalidad estética del pensamiento se topará con un enorme vacío. No existe un catálogo de estudios en español que ponderen las obras, los autores, la historia, la tradición o la situación por la que éste atraviesa. Averiguaciones sobre el aforismo (Argentina, 2008), El humor y la risa en el discurso aforístico (México, 2011), o Relámpagos de lucidez (España, 2014) son algunas honrosas excepciones. El resto lo conforman artículos, entrevistas, ensayos, prólogos, prefacios de antologías o números-dossier de revistas o suplementos culturales no siempre accesibles.

La levedad y la gracia de Manuel Neila recoge las inquisiciones que el poeta, ensayista, traductor y aforista español ha emprendido desde algunos años. El libro de Neila congrega ensayos que vieron la luz en revistas como Clarín, Turia, Cuadernos Hispanoamericanos, Claves y Quimera. Se trata de un estudio-antología que traza un panorama necesario para entender los andares del aforismo por nuestra lengua. No es un tratado o un opúsculo ordenado sobre el tema. La discontinuidad, sin embargo, no es una tara; al contrario: el lector puede desplazarse de un texto a otro sin romper con la lógica que el autor ha planeado. El título se organiza como lo hace un buen libro de aforismos: carece de “linealidad”, pero no por ello de sentido.

En La levedad y la gracia el lector hallará una caracterización y un deslinde del aforismo —acaso el más completo y puntual que he podido consultar—, una serie de miradas en torno a las formas que adopta, aproximaciones críticas a las plumas de aforistas hispanoamericanos (Enrique José Varona, Antonio Porchia, Nicolás Gómez Dávila) y españoles (Ángel Crespo, Ramón Eder, Eugenio Trías, etc.), así como pequeñas muestras de su quehacer en los senderos de la brevedad.

Para José Luis Trullo, “el interés del volumen […] reside en la aportación de ejemplos de autores pocos conocidos por el aficionado al género”; para José Luis Morante, La levedad y la gracia “permite sopesar el amplio centro que el aforismo actual ocupa en la ciudad del ahora”. Coincido con las observaciones citadas y, por mi parte, celebro esta publicación porque ofrece una mirada que enriquece la discusión sobre el aforismo en la actualidad y logra justipreciar dos tradiciones cuyos nexos están aún por develarse: la española y la hispanoamericana. Mirada, además, pergeñada por uno de estudiosos más destacados del aforismo. Este libro era ya necesario. Imposible soslayar el ahora que vive el aforismo.

Aforismos (selección)

Raíces y alas; pero que las alas arraiguen y las raíces vuelen.

Juan Ramón Jiménez.

 

Éramos yo y el mar. Y el mar estaba solo y solo yo. Uno de los dos faltaba.

Antonio Porchia.

 

Los violines que el artista afina dejan sembrado el aire de pelillos musicales

Ramón Gómez de la Serna.

 

El grito sale de los dientes, el suspiro de los pulmones, el silencio de los ojos.

Carlos Edmundo de Ory.

 

Si el hombre es el único fin del hombre, una reciprocidad inane nace de ese principio como el mutuo reflejarse de dos espejos vacío.

Nicolás Gómez Dávila.

 

En la religión social el primer artículo reza: disimila.

Enrique José Varona.

 

La verdad es el ácido corrosivo que salpica casi siempre al que lo maneja.

Santiago Ramón y Cajal.

 

Toda filosofía comienza con el estremecimiento ante el misterio, lo mismo que la religión y la poesía.

Ramón J. Sender.

 

El aforismo no es breve: es inconmensurable.

José Bergamín.

 

 

*Manuel Neila. La levedad y la gracia. Aforistas hispánicos del siglo XX. Sevilla: Renacimiento, 2016 (Los Cuatro Vientos).

 

Entradas Relacionados