EN NEBLINA TERSA Y DULCE

.

.

¿Cuándo serán mis manos los coqueteos
–          para confirmar al mundo?
¿Cuándo tiraré de tu alma-hilo-de-plata para que salga y juegue conmigo?
–                         la llamaré, su nombre está en tus rodillas.

–                                                          Pienso en tus piernas
–                                                          y en esas medias
–                                                                         que las mantenían risueñas.

Cuando la caricia con el pulso firme
–                                 ponga en evidencia la existencia del cuerpo
                  y el aire, llenarlo de nosotros,
                                 sea el motivo de nuestras exhalaciones
        nuestra visión empañada de vaho
                       agudizará el tacto;
                                                                   con el otro nos sabremos existentes.

Mauro Hernández Fuantos
D.F. México

 
Jans Abituraufgaben022

Ilustración de Aída T. Rebull