Una piedra, una silla, una pluma. La poesía habita los bordes del mundo y desde sus bordes nos desvanecemos.