Una piedra, una silla, una pluma. La poesía habita los bordes del mundo y desde sus bordes nos desvanecemos.

Más lecturas que poetas

¿Por qué organizar lecturas de poesía? Una pregunta que desde hace años deambula por mi mente. En ocasiones más, en ocasiones menos, pero como el herpes, siempre presente. Y no es que intente justificarme, yo t...

La resortera de Vasko Popa

La escopeta de Vasko no mata, es dadora de imágenes, escribió Octavio Paz en una suerte de poema-prólogo, la cuál inauguró una de las pocas ediciones mexicanas (FCE, 1985) del serbio Vasko Popa. Sin embargo, a ...

Not Dylan

Existe una condición literaria que se llama la condición Nobel. Allí no cabe un peso como Vladimir Holan, pero cabe el peso de Seifert; Ni Huidobro o Vallejo, pero cabe Neruda o Paz. Tampoco cabe Allen Ginsberg...

Nememes o el escritor total

começo e recomeço e remeço e arremesso Haroldo de CamposHace tiempo me pregunté sobre la elaboración de la escritura en estos tiempos. La estructuración, la formación, el tema, y todos aquellos detalles ...

El asesino con cara de niño

Durante el año de 1999 con el fin del mundo a la vuelta de la esquina, Tony Hawk resquebrajando las leyes de la física y los Red Hot Chili Pepers ofuscando las mentes de una generación que hasta la fecha no ter...

Y qué con ellas…

Debo de admitir que las últimas semanas han resultado tortuosas. Las redes sociales, un espacio que, a pesar de estar impregnado de cierto hedor político, siempre había resultado, hasta cierto punto, tolerante,...

Ese terrible momento…

La prueba suprema de un libro estriba en que tenemos que sentir que, detrás de las palabras, está funcionando una inteligencia excepcional. Remy de GourmontHace unas semanas, con una de esas sonrisas qu...

De qué hablamos cuando hablamos

La mucha luz es como la mucha sombra: no deja ver. Octavio Paz¿De qué tratamos hoy cuando hablamos de jóvenes autores de la literatura mexicana? Para responder la pregunta habría que especificar tres pun...