La Llorona

¿Qué escuchamos cuando ya nada se oye? Los gemidos de la tierra llegan a nuestros oídos a través de nuestros pies. Tenemos el cuerpo intacto pero el alma tiembla. ¿Qué sentido tiene escuchar canciones si no nos hacen vibrar? Así es el son,  hermoso y sin dueño son inmortalizado por Chavela Vargas allá en los cincuentas. La suplica también la podríamos levantar todos nosotros todas las noches. Ejemplo de ello es la siguiente versión con la que La Rabia del Axolotl abre su segunda entrega. La variedad de formas de La Llorona en la voz de Arturo Arteaga se vuelve sinceridad y renuevo.

Arturo Arteaga